Experto en propiedad intelectual

Los pendientes de la Corte

Para la mayoría de los órganos de justicia el año ya acabó, pero algunos litigios de importancia para los sectores industriales han quedado pendientes.

El 2022 es un año que ya acabó para la mayoría de los órganos de justicia. Tanto los tribunales locales como federales salen de vacaciones el 16 de diciembre. Sin embargo, la lista de casos pendientes es interminable, seguramente cada abogado tendrá una opinión distinta sobre cuáles son más importantes, yo destacaré los relacionados con marcas, patentes y otros derechos de propiedad intelectual.

La agenda de la Suprema Corte de Justicia de Nación (SCJN) en 2022 estuvo marcada por temas mediáticos como la interrupción del embarazo, los matrimonios del mismo sexo y la prisión preventiva oficiosa; en cambio, algunos litigios de importancia para los sectores industriales se han quedado pendientes, enumeraré los que me parecen más urgentes.

I. La norma de etiquetado NOM-051

Este año se esperaba que la Corte se pronunciara sobre la inconstitucionalidad de la NOM-051-SCFI/SSA1-2010 que prohíbe la utilización de personajes (marcas registradas) en empaques de alimentos y bebidas con sellos de advertencia. Por lo pronto, la Segunda Sala se negó a atraer el juicio de amparo promovido por la empresa Mondeléz, donde un juez de distrito declaró inconstitucional la prohibición de utilizar personajes, y dejó en lista para el próximo año los asuntos de Grupo Herdez y Desde el Corazón del Fruto (Jarritos).

II. El sistema de notificación y retirada

Desde hace dos años y medio, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presentó una acción de inconstitucionalidad contra las reformas a la Ley Federal del Derecho de Autor que establecen el sistema de “notificación y retirada”. Esta reforma permite eliminar de forma expedita los contenidos en Internet que violan obras protegidas. La CNDH argumentó que el sistema implementado viola la libertad de expresión y otros derechos fundamentales, fue asignado a la ponencia del ministro Javier Laynez Potisek, aún no tiene proyecto de sentencia.

III. La constitucionalidad del artículo 151 fracción I de la LPI

Desde finales del año 2020 se han discutido varios casos en la Suprema Corte sobre la constitucionalidad del artículo 151 fracción I de la Ley de la Propiedad Industrial. Este artículo es una de las piedras angulares del sistema marcario mexicano, pues regula las acciones de nulidad en contra de registros marcarios obtenidos ilegalmente. El asunto estaba programado para resolverse definitivamente en el pleno de la Corte en diciembre, pero una semana antes fue relegado más de diez lugares en la lista de pendientes.

IV. La inconstitucionalidad de la Ley General de Bibliotecas

La Ley General de Bibliotecas expedida en 2021 causó polémica por establecer una obligación para editores y productores de enviar copias de obras protegidas por derechos de autor a las bibliotecas públicas de México para su preservación y consulta. Muchas editoriales y casas productoras acudieron al juicio de amparo. La Suprema Corte tiene pendiente definir si la ley debe declararse inconstitucional o si puede interpretarse de manera conforme a la Constitución. El juicio promovido por Univision donde se decidirá este tema, quedó listado en el lugar 68 del pleno, para el próximo año.

En los juzgados cada vez es mayor la afluencia de litigios relacionados con propiedad intelectual. Al ser una materia relativamente nueva, los órganos de justicia suelen tener interpretaciones contradictorias de la ley y es ahí donde se vuelve indispensable la intervención de la Suprema Corte para sentar precedentes que guíen a los jueces y autoridades en la impartición de justicia.

El próximo año se renueva la presidencia de la Corte y con ello podría venir una nueva etapa en donde los criterios en materia de propiedad intelectual gocen de mayor prioridad. Por el bien de nuestra economía espero que así sea.

COLUMNAS ANTERIORES

Fraudes millonarios; influencers aprovechan la falta de regulación
Los dueños del tequila

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.