La Fiesta Está Viva

Abril taurino

Aguascalientes calienta ya motores. La temporada de novilladas en la San Marcos llega a su fin con festejo para ocho novilleros.

El cuarto mes del año es uno de los más taurinos, no en cantidad, pero sí en calidad en tres de los ocho países taurinos del mundo. México, España y Francia viven en la Pascua importantes eventos taurinos que marcan la temporada y definen el rumbo de lo que sucederá durante el año.

Comenzaré por la tarde del Domingo de Resurrección en Sevilla a la que la semana pasada dediqué este espacio y que puede usted, amable lector, leer en el siguiente enlace: https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/rafael-cue/2024/03/26/la-resurreccion/

A punto estuvo de no poderse celebrar la esperada cita en el ruedo maestrante debido a la lluvia que dejó, en algunos días santos, a Sevilla sin sus pasos. A la hora indicada, el ruedo estaba en malas condiciones, la plaza registraba un lleno, y como regalo de Dios se despejó el cielo andaluz; brilló el sol y en 30 minutos se pudo llevar a cabo el paseíllo con Morante vistiendo un precioso vestido grosella y oro; Castella, de azul marino y oro, además de Roca Rey, de verde esperanza y oro. Mismo vestido del peruano en su poco afortunada incursión en La México la tarde de reapertura. Bello atuendo, pero no de estreno, y el Domingo de Resurrección hay que estrenar, sí o sí. Detalles que deberá cuidar Roca Rey, las formas son igual de importantes que el fondo.

La corrida de Hermanos García Jiménez tuvo matices de casta, sin haber un toro realmente bueno, salvo el lote de Morante que no le embistió, como ya es costumbre, ninguno de sus dos toros, el resto tuvo tela de donde cortar.

Castella, con la faena y formas de siempre, cortó un apéndice de su primer toro. Siempre bien, innegable.

Ser figura del toreo requiere reunir un número importante de cualidades dentro y fuera de la plaza. Andrés Roca Rey las tiene, sin duda, el gran reto es que no puede ni debe haber un sólo día en el que no se esté a la altura del Olimpo del toreo, o como reza el slogan publicitario de la edición 2024 de la Feria de Sevilla: “¿Quién ocupará el trono?”.

Su temporada invernal en México no fue buena. Previo al inicio de la temporada europea, algunos críticos taurinos ya apuntaban con la escopeta al peruano, opinando que había perdido el rumbo, que no había evolución, entre otras puyas. La intención clara de descolocarle, de colgar sus letras a la tauromaquia de quien está llamado a mandar y que esta temporada 2024 tiene que hacerlo.

Roca Rey está muy bien llevado por el maestro Roberto Domínguez, impecable su manejo en fechas, carteles y ganaderías. Cobrando más que otros porque llena como nadie. Mantener esta tesitura es el gran reto de este año. Para hacerlo, varias cosas deben suceder y es el torero quien debe ejecutar de manera impecable.

Para lograrlo, Andrés tiene que convertirse en el torero que su capacidad, valor y tauromaquia lo mantengan arriba con el argumento de torear mejor. Se ha sumado al equipo una pieza clave que ya en las dos primeras ferias importantes, Valencia y Sevilla, se ha notado. Me refiero al matador cordobés José Luis Moreno. Torero de estupendo concepto taurino, un caso más que fue devorado por el sistema taurino que penaliza la independencia a costa de poder sin importar lo que el aficionado se pierde. Pasaron los años, las cornadas y hoy sin vestir de luces, José Luis Moreno, será un torero clave en la temporada.

En Valencia, Roca, calló bocas y secó plumas. A Sevilla llegó en la tarde que todos quieren estar, ante su primero los buenos aficionados pudieron apreciar que es un toreo evolucionado, con la misma entrega, pero con templadas formas. Haciendo el toreo bueno, con su personalidad y arrolladora frescura que hace pocos años despertó y atrajo a la juventud, ahora les muestra el toreo que a todos gusta, sin importar edad, origen o gustos particulares.

Ha demostrado con el tercero de la tarde que no solamente posee el valor, la determinación y el orgullo para mandar en esto, sino que además cuenta con la profundidad en su toreo, para solventar esta y muchas más temporadas. Lo escribo ahora, veremos en octubre si lo supe ver. La próxima semana arranca la preferia con inclusión mexicana; Leo Valadez, por méritos propios, hará el paseíllo en La Maestranza el día 9 y de ahí en adelante hasta el día 21 se vivirá una feria sevillana intensa, de la que podremos dar seguimiento in situ para ustedes.

Aguascalientes calienta ya motores. La temporada de novilladas en la San Marcos llega a su fin con festejo para ocho novilleros. Hasta ahora tres toreros han cortado un par de orejas: César Fernández, Jaime Navarrete y Emilio Ricaud, perfilándose con la posibilidad de completar el atractivo cartel novilleril de triunfadores en la Monumental, dentro de la Feria Nacional de San Marcos, el sábado 13 de abril, junto con Bruno Aloi y el hispano Marco Pérez, con ejemplares de Las Huertas.

COLUMNAS ANTERIORES

¡Arranca la feria!
La Resurrección

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.