Parteaguas

Hoy van a proponer un nuevo México

Se trata de personajes poderosos, bien conocidos y que regularmente no se involucran con asuntos de alta tecnología, una herramienta que va a catapultar a México en esta era del ‘nearshoring’.

No son políticos. Hoy a las 11:00, un grupo de individuos propondrán un plan que puede funcionar a cualquiera de las dos candidatas a la presidencia que tienen más posibilidades de llegar a Palacio Nacional, de acuerdo con las encuestas.

Se trata de personajes poderosos, bien conocidos y que regularmente no se involucran con asuntos de alta tecnología, una herramienta que va a catapultar a México en esta era del nearshoring.

Los encabeza Arturo Oropeza, de la UNAM y del INADI; en un estrado del Club de Industriales le acompañarán hoy Francisco Cervantes, del CCE; Alejandro Malagón, de Concamin, y Pepe Zozaya, de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, la AMIA.

Juntos propondrán un nuevo México, para quienes les queda algo de patriotismo.

No es una idea al estilo de los tecnócratas que defendieron las “reformas estructurales”. Lo que ellos ven en el nearshoring es La oportunidad de un nuevo desarrollo económico y social para México, título de un libro que presenta una iniciativa para que esta nación, por principio, crezca a ritmos del sureste asiático, del 5 por ciento anual.

¿Cuál es la receta mágica? 14 ingredientes perfectamente comprensibles para una graduada en física como Claudia Sheinbaum o para una ingeniera como Xóchitl Gálvez.

Lo más interesante es que apuntan en la dirección correcta: lo digital, que en México es todavía bicho raro, como si nadie conociera los smartphones. También, que hay metas precisas cuantificables. Va la lista de recomendaciones.

¿Qué propondrán a los mexicanos la UNAM, el INADI, el CCE, la Concamin y la AMIA?

Uno. Crear un Sistema Mexicano de Política Industrial Digital 2024-2040 en el que participen todos los sectores económicos, pero encabezados por el gobierno federal para crear un sistema que integre a todos en el desarrollo industrial digital.

Dos. Elaborar un Plan Nacional de Industria Digital 2024-2040. Atención, de industria, fábricas (por aquello del entusiasmo del presidente AMLO con los semiconductores). Eso demanda tiempo y sudor.

Tres. Mejorar el Estado de derecho en coordinación con todos los sectores, para poner a México dentro de los primeros cincuenta países a nivel mundial en este rubro y dentro de los cinco primeros de América Latina, según el World Justice Project 2023. Hoy somos el 116 del mundo y en nuestro barrio el 27, debajo de El Salvador y Guatemala.

Cuatro. Aumentar la inversión como proporción del PIB al 35 por ciento. Eso va bien encaminado, pero falta. Empresas nacionales y foráneas más el gobierno ya invierten en México más de 300 mil millones de dólares anuales. El país ya alcanzó un récord de 24.4 por ciento del PIB en ese rubro.

Cinco. Generar un ambiente que duplique la Inversión Extranjera Directa en cinco años.

Seis. Aprobar una reforma fiscal integral que coloque a México en el promedio de recaudación tributaria de los países de América Latina, 21.7 por ciento del PIB. Hoy andamos por debajo del 17 por ciento.

Siete: Generar un plan de transformación digital que posicione a México dentro de los 20 primeros lugares en competitividad digital a nivel mundial, de acuerdo al WDCR 2022. Andamos en el lugar 52, por arriba de Argentina y Perú, pero debajo de Rumania y Brasil.

Ocho. Comprometer tres puntos porcentuales del PIB a la creación de infraestructura y mantenimiento, de 2025 a 2035.

Nueve. Profundizar en los compromisos con el desarrollo sustentable y en la generación de al menos un 25 por ciento de energía limpia y reducción de gases de efecto invernadero para 2023.

Diez. Fomentar la mayor incorporación a carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), con un énfasis especial en las especializaciones digitales y fortaleciendo la participación de las mujeres.

Once. Incrementar progresivamente la inversión en investigación y desarrollo al 2 por ciento del PIB en un plazo de 10 años, para que México ocupe uno de los primeros 30 países a nivel mundial. A los accionistas de las empresas mexicanas les causa todavía comezón el riesgo.

Doce. Impulsar una política industrial que, para el periodo 2024-2040, logre que el 40 por ciento del contenido nacional de las exportaciones sea digital.

Trece. Promover un programa que ubique a México en el promedio de costos del espectro en América Latina, incremente el comercio electrónico al 15 por ciento del PIB, y eleve la exportación de productos de tecnologías de la información al 20 por ciento del total de las exportaciones.

Catorce. Como resultado de lo anterior, mantener un crecimiento anual promedio del 5 por ciento de 2025 a 2040 para duplicar el PIB en un periodo de 15 años. Sí, como nación asiática.

A todo esto, bien vale saber que el INADI es el Instituto para el Desarrollo Industrial, que logró que 20 expertos contribuyeran con el libro y que juntos no van a parar hasta que el gobierno ponga atención.

COLUMNAS ANTERIORES

Querétaro a volar
AMLO: ‘Nadie padecerá hambre’ en 2024

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.