Moneda en el Aire

Con tanta energía y apagones en Baja California

El proyecto de Energía Sierra Juárez, aunque suena bastante bien, puede afectar la eficiencia, calidad, continuidad y seguridad del SEN en esa zona del país.

Bien lo describe su página oficial, y en fotos se puede ver lo espectacular que luce el proyecto de Energía Sierra Juárez, que es un parque eólico ubicado en la cadena montañosa de Sierra de Juárez, en el municipio de Tecate, Baja California, zona en donde están ya los principales proyectos de energías alternas.

Han invertido más de 300 millones de dólares, y está desarrollado por IEnova y su socio InterGen. Hace unos años, IEnova se fusionó con Sempra LNG, que dio nacimiento a Sempra Infraestructura, la firma que preside Tania Ortiz Mena.

Como comentamos hace unas semanas, los proyectos en esa zona, como Cimarrón, darán un cambio en las relaciones en materia de energía entre Estados Unidos y México, pero hay algunos ‘prietitos’ en el arroz.

Y es que si bien la Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó un permiso para generar energía eléctrica a Energía Sierra Juárez Holding para su central Rumorosa Solar II ubicada en Tecate, su entrada en funcionamiento podría afectar el suministro de electricidad de la región.

Así es, para el comisionado Walter Julián Ángel Jiménez, existe el riesgo de que la zona se vea afectada con los ‘apagones’ por la puesta en operación, por lo que fue el único comisionado que votó en contra de aprobar este proyecto, ya que consideró que este es un caso en el que intervino el Poder Judicial para que la solicitud de este permiso, que fue negada con anterioridad, volviera a ser evaluada.

A los comisionados, el Poder Judicial les ordenó volver a resolver, analizar y dictaminar el tema, pero sin considerar la opinión del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

El análisis para el comisionado de la CRE es claro, ya que sí puede haber afectaciones, e incluso en el juicio de amparo impulsado por la empresa ellos mismos reconocieron que podrían generar una afectación al suministro eléctrico en donde quieren instalarse.

Así que el proyecto, aunque suena bastante bien en cuanto a inversiones y números, habrá de seguirse de cerca, ya que aseguran se pueden afectar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional en esa zona del país, que de por sí consideran tiene problemas. Los vientos parece que están en contra.

Demandas contra tuiteros avanzan

Y sí, todos los mensajes que se generaron en redes sociales en contra de Banco Azteca, que preside Alejandro Valenzuela, alarmando a la población de que era un banco en proceso de quiebra, no sólo generaron un daño a la institución, ya que algunas personas tomaron como un hecho los mensajes en redes, sino que también dieron pie a demandas.

Para Valenzuela del Río, es un hecho que fue un ataque doloso en contra del banco, hecho por una “bola de malhechores”, que se dedicaron a expandir, a través de las redes sociales, que el banco iba a tronar, que la gente sacara sus depósitos, buscando hacer un daño patrimonial.

Las cuentas fueron identificadas, y aunque varias de ellas ya fueron borradas de las redes, lo cierto es que los datos forman ya parte de una demanda, porque en el banco consideran que se cometió un delito al tratar de generar una corrida financiera.

De hecho, de haberse generado una corrida financiera en Banco Azteca, se pudo haber contaminado a otros bancos y generar una salida de recursos abrupta de los ahorradores en México, y en ese caso no sólo hubiera sido afectado el banco del que es dueño Ricardo Salinas Pliego, sino más instituciones.

Por lo pronto, no crea todo lo que le llega por WhatsApp y sepa que los bancos en México tienen un seguro de depósito y el 99 por ciento de las cuentas de ahorro de todos los mexicanos, en caso de un problema, podrían recuperar sus ahorros hasta por 400 mil unidades de inversión (Udis).

En fin, los procesos avanzan y este tema seguramente dará mucho de qué hablar, porque demandas contra tuiteros es algo que poco se ve.

Hacerlo uno mismo con Home Depot

Las inversiones de empresas trasnacionales siguen en marcha, y es el caso de la cadena The Home Depot, que presentó su plan de inversión por dos mil 860 millones de pesos para continuar su estrategia de crecimiento en el país para este 2024.

En total, lleva desde que inició operaciones en el 2001, más de 50 mil millones de pesos invertidos en México.

Son ya 22 años de estar en el país, actualmente bajo el mando de José A. Rodríguez, presidente y director general de The Home Depot México, quien busca ganar participación de mercado con este nuevo plan y tener una mayor presencia aquí.

El éxito de la marca, hay que reconocer, es porque a muchos les gusta aplicar el hacerlo uno mismo. Por ello, en este año, para aquellos que les gusta ese tema, se tendrá próximamente el crecimiento del catálogo de más de 40 mil productos de mejora para el hogar, con lo que será el más grande de México.

La meta es abrir 12 tiendas en los próximos años para llegar a 150 en México y seguir creciendo el catálogo de productos en línea para el hogar –el año pasado integraron cinco mil– y tener una nueva aplicación móvil.

Más cambios en la Convención Bancaria

No ha sido fácil para los organizadores cuadrar la agenda de la Convención Bancaria que se realizará en Acapulco. Y es que al coincidir con las reuniones de primavera del FMI y BM en Washington ha hecho que la logística de los principales funcionarios públicos se complique. La última, que se sabe, es que será el subsecretario Gabriel Yorio, el que finalmente se quede en las reuniones de los organismos de Bretton Woods a cumplir la agenda de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y por ende, ya no esté en Acapulco. Desde luego todo podría cambiar una vez más.

Eso sí, el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez, y la gobernadora de Banxico, Victoria Rodríguez, siguen confirmados para el viernes.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

La triste historia de Accendo
El desafío de las aduanas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.